Con cara de pocos amigos

En el último año os he mostrado que el miedo está en la amígdala, la moral en el sistema límbico, la memoria en el hipocampo y el amor está en el aire…

facebook_brain_190903267688_640x360Pero, ¿el Facebook? ¿Dónde está el Facebook? (Hijo, pregúntale a tu madre que es la que lo guarda todo!). Si yo tuviese que lanzar una hipótesis diría que posiblemente se encuentre en el mismo universo paralelo al que van esos calcetines que no te devuelve la lavadora…

Menos mal que, mientras yo divago, en el mundo hay personas de una calidad humana indescriptible, científicos que sacrifican su vida por el bien común y el avance del conocimiento por y para la supervivencia del hombre.

Ah, bueno, y luego está el Dr. Ryota Kanai y sus amigos del University College of London, que prefieren adivinar cuantos amiguitos tienes en el Facebook haciéndote unas fotillos del cerebro.

Si, señores, cuando creía no poder encontrar nada más raro que un estudio sobre pechos, me encontré con esto: el volumen de materia gris en tu cerebro varía con la cantidad de amigos que tienes en tu red social FBorita.

Concretamente, el hiperdesarrollo cerebral del que algunos de vosotros disfrutais, y que correlaciona con lo planos que teneis los pulgares de tanto facebukear, se centra en 3 zonas concretas de vuestra testa:surco tempporal superior

  • En el surco temporal superior, que es la zona del cerebro encargada de percibir el movimiento en los demás, especialmente de la boca y las manos, y de apreciar la dirección de la mirada.
  • Un poquito más abajo, en el giro temporal medio, enjendro del demonio que hace que siempre confunda a Rober De Niro con Al Pacino…girostemporal
  • Y, por último, en el cortex entorrinal derecho, zona que tenemos infrautilizada aquellos que saludamos a quién nos saluda por la calle y luego preguntamos “Y ese, ¿cómo se llamaba?”

entorrinalEn resumen, tus relaciones del Facebook no podían reflejarse en otro sitio que en el Cortex Temporal. Por algo se llama temporal…

Por el contrario, para mi sorpresa y la de los simios sin perfil en FB, la relaciones amistosas no virtuales conllevan un aumento de la densidad de la materia gris en un lugar distinto del cerebro: la amigdala, ese pequeño corpúsculo irracional y déspota controlador de emociones.

amigdalaPara terminar puedo concluir dos cosas: que ya no os acordais de las partes del cerebro que os he nombrado y que lo que importa en la vida es tener buenos amigos, ya sea temporales o amigdalíticos.

Fuente:  Kanai, R., Bahrami, B., Roylance, R., & Rees, G. (2012). Online social network size is reflectd in human brain structure. Proceedings of the Roya Society B., 279, 1327-1334.

P.D. Como siempre dedico mi entrada: A mis amigos del Facebook, por ese aporte de materia gris que me dan. A mis followers del Twitter: a ver si os poneis las pilas…

Anuncios